Presa Zimapán 2020


El domingo pasado en punto de las 7 horas los Capitalinos se reunieron frente al majestuoso Monumento a la Revolución para después de un afectuoso saludo entre compañeros, su servidor capitán asignado para esta rodada organice un grupo integrado por: Ramon R, Antonio L, Eduardo T, R.Campos y B-to R a quien designé como barredora.


Después de dar algunas recomendaciones generales de seguridad para pilotos, copilotos y esperar al Nuevo se convocó a los presentes a montarse en sus caballos de acero y emprender al filo de las 8hrs y antes de que llegaran los manifestantes a nuestro punto huir de la ciudad con destino a la presa Zimapán.


Recorrimos la carretera de cuota rumbo a Pachuca, y después nos desviamos por la libre para hacer hambre. Ya en la zona de Ixmiquilpan nos recomendaron una rica barbacoa justo en la desviación para así llenar los respectivos tanques personales. Ya con energía para otra hora recorriendo agradables curvitas y el paisaje del cañón "El Infiernillo", sus paredes rocosas y la impresionante presa de fondo justo cuando descendíamos con puro motor planeando sobre las curvas hasta llegar a la presa.


Ya estando ahí nos asombramos del hermoso paisaje ¡y el calor! lo cual originó que los Capitalinos® se animaran a tomar un refresco, o quizá dos, e ir a buscar la hielera para agarrar valor y subirse al recorrido en lancha local deportiva, en donde pudimos apreciar esta magna obra de la presa hidroeléctrica que tardaron más de diez años en construirla, pero a mi parecer quedó bien.


Cuando regresamos del paseo en lancha, muy movidos por el vaivén, las mojarras, cócteles, antojitos del lugar, refrescos y la cálida atención del lugar se hicieron presentes. Después de compartir lo anterior en tan agradable compañía y ambiente capitalino, comenzamos a preparamos mental y psicológicamente para otras cuatro horas de recorrido, siendo este nuestra segunda parte del circuito, visitando el mirador de la presa, emocionantes túneles obscuros una buena foto para luego agarrar camino sobre la carretera libre a San Juan del Río, una parada en los pits (capitán y barredoras) por bajo voltaje en una moto y después a todo vapor hacia la autopista rumbo a la Ciudad de México sobre la cual el gran Tlaloc se hizo presente con fuerza y hielo sin embargo los Capitalinos® ya iban preparados panza llena, corazón contento, con equipo, cursos, bendiciones y mucho valor para la tarea asignada y aunque regresamos un poco mojados y un poco mucho más tarde de lo previsto, la rodada concluyó sin contratiempos. Todos completos, sanos, salvos y sobre todo muy contentos después del cafecito. (Ya en la última gas)


Aprovecho para felicitar y agradecer a los asistentes a esta rodada pues implicó gran temple y pericia en el volante.


La constancia es la base del éxito.


¡Saludos!

H.Menchaca

Presidente

34 vistas